Blog Addmeet

1 Oct 23

Banco malo español (SAREB): objetivos,valoración y financiación

Durante las últimas semanas, se ha comentado por activa y por pasiva cómo debería estructurarse el “banco malo”. Superadas ya las discusiones iniciales de si era la decisión correcta rescatar a la banca española o no, la decisión está tomada en sentido positivo, pero sin haber sido explicada todavía por el gobierno la viabilidad de la estructura financiera que se le quiere dar a la operación. En este sentido, el Sr. Antonio Carrascosa, director general del FROB, tampoco fue excesivamente explícito en cuanto a los detalles en su aparición la semana pasada en el Barcelona Meeting Point.

BANCO MALO, OBJETIVOS Y LIMITACIONES PARA SU CONSTITUCIÓN

Parece claro que el objetivo principal en la creación del banco malo es “liberar” a la banca en sus balances de inmuebles, solares y créditos actualmente ilíquidos por las minusvalías latentes que acarrean y que, con un balance ya saneado,  pueda fluir el crédito que comience a reavivar la economía.

Hay que tener en cuenta también que la operación tiene dos limitaciones importantes para ambas partes:

–          El banco malo (SAREB), con un tamaño estimado de 90.000-100.000 M€ no puede tener participación mayoritaria del estado, ya que de ser así contabilizaría como deuda pública (pasando la deuda española del 80% al 85-90% s/PIB), con la penalización al rating que esto supondría.

–          El precio de aportación de activos por parte de los bancos tiene un límite inferior, impuesto por las pérdidas que puedan asumir sin dejarles en una posición de capital que les impida o haga complicado (por necesitar ampliaciones de capital demasiado grandes) cumplir con los criterios de capital cada vez más exigentes de Basilea III.

BANCO MALO, VALORACIÓN ACTIVOS

La discusión en cuanto a los precios de aportación de activos al SAREB viene en el sentido de si se tienen que aportar los inmuebles a precio de tasación con descuento, precio de mercado (bastante inferior al anterior) o un precio intermedio.

Antes de ver las consecuencias de las diferentes alternativas, vemos un ejemplo. El Ayuntamiento de Madrid ha puesto a subasta diferentes edificios inicialmente a precio de tasación durante 2012. Dichas subastas han quedado desiertas hasta que se ha realizado sobre el precio de tasación un descuento de >30-45% (3ª-4ª subasta). Esto nos daría un comparativo de por dónde van las tasaciones y por donde el mercado actualmente en inmuebles relativamente prime. En activos de menor calidad el gap precio tasación Vs precio mercado se amplificaría.

–          Valor de tasación con descuento: en este caso, parece que inicialmente sería el contribuyente (principal “accionista” del estado) el que asuma las minusvalías latentes entre el el precio de aportación y el precio real de mercado al que se podría vender el activo hoy, con la expectativa que el mercado recupere en el medio-largo plazo.

–          Valor de mercado: en este caso el banco asumiría la minusvalía, pero el “golpe” al capital sólo sería asumible por los bancos del nivel 0 (Santander, BBVA, La Caixa…), con lo que esta solución es poco viable como solución general.

BANCO MALO, FINANCIACIÓN Y ALTERNATIVAS

Una de las conclusiones de la crisis actual es que no se pueden financiar activos ilíquidos vía deuda, ya que determinados grados de endeudamiento sólo se soportan en crecimiento. Con lo que parece claro que debido a la naturaleza (viviendas de ciudades secundarias, viviendas de costa, solares…) de los activos a aportar y precio inicial “no de mercado” la estructura financiera de la sociedad debería ser principalmente de capital. Veamos las opciones posibles de obtención de dicho capital,

–          Capital público: como hemos visto, la limitación al importe asumible por el estado sería cómo máximo del 49%, para no entrar en una deuda sobre PIB de “no retorno”.

–          Capital privado exterior: suscribiendo las palabras de Mario Fernández, Presidente de Kutxabank, “la presencia de inversores privados en el accionariado del banco malo es un supuesto irrealizable salvo que salga a precio de derribo”. Tanto por el poco interés que tendrían estas operaciones en el mercado de inversiones inmobiliarias, como por la imposibilidad de valorar los inmuebles a precio de mercado, opción descartada.

–          Aportación en especie bancos: esta opción supone que el banco que aporta activos no genera liquidez en la operación, sino que cambia sus activos por acciones del SAREB. De nuevo, esta situación sólo es asumible por los bancos del Nivel 0, no tan necesitados de liquidez y capital como el resto.

Resumiendo, parece que el final de la historia será que el capital del estado servirá para dar liquidez a las entidades “menos fuertes” y que las entidades de Nivel 0 serán las encargadas de asumir, vía aportación de capital en especie, gran parte del capital que no aporte el estado por sus limitaciones de endeudamiento público.

 

Iñigo Corres

addmeet.com

icorres@addmeet.com

       

Compartir en:
VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 3.3/10 (4 votos)


*